jueves, 16 de mayo de 2019

Juan Poblaciones y Juan Carlos, refuerzos coperos del CD Villanueva

El CD Villanueva del Arzobispo ha firmado a dos nuevos futbolistas para encarar con más garantías su participación en la LXXIII Copa Subdelegada del Gobierno. Para ello, ha firmado a Juan Poblaciones, procedente del CD Quesada; y a Juan Carlos, que llega desde Santisteban del Puerto. 
La no participación en el torneo copero a última hora del CD Quesada facilitó la llegada de Juan Poblaciones a las filas villanovenses. En La Magdalena ha cuajado una excepcional temporada, siendo un fijo para Miralles (30 partidos titular, 7 goles) y formando parte del 11 Ideal de la Primera Andaluza. 
Se trata de un centrocampista todoterreno, con gran visión de juego y una trayectoria notable en el fútbol provincial. De esta manera, ha militado en equipos como el Atlético Villacarrillense, el Arroyo CF, el CD La Puerta o el Villacarrillo CF, en el que jugó en la Primera Andaluza autonómica y en División de Honor. A sus 29 años llega al CD Villanueva para intentar contribuir a la clasificación copera. En la ida fue baja por lesión pero si Carriquí lo requiere podrá estar disponible para el encuentro de vuelta.

Por su parte,Juan Carlos también llega como fichaje copero procedente del CD Santisteban, que se retiró a mitad de campaña. En su caso, es un jugador polivalente, que puede adaptarse a la zona del mediocampo y de la delantera, gracias a su poderoso físico. Es un viejo conocido de Carriquí, que lo entrenó en sus 2 temporadas en Santisteban y en su etapa de categorías inferiores en el Linares CF 2011, club en el que disputó Liga Nacional Juvenil y Primera Andaluza cadete.
Con 22 años recién cumplidos, intentará sumar en la parcela ofensiva, como ya hizo en el partido de ida  de octavos de final en Navas de San Juan, en el que debutó con la camiseta villanovense con unos minutos en la segunda mitad del encuentro.

Todo abierto para el partido de vuelta

Ambos jugadores podrán ser de la partida en el envite de vuelta de los octavos de final, que se disputará en el Municipal San Blas este viernes a partir de las 21.15 horas. Tras el 0 - 0 con el que finalizó el duelo en el San Juan Bautista navero, todo se decidirá en los 90 minutos en el estadio villanovense. 
El CD Navas, vigente campeón de las últimas dos ediciones y único equipo de División de Honor en liza, llega al choque con la mente puesta en sus dos últimas jornadas de liga en esa categoría, en la que se está jugando la permanencia. Aún así, a buen seguro que los de Ángel Gálvez ponen caro el billete a cuartos, que ilusiona a la plantilla del CD Villanueva, para seguir redondeando una temporada que estará marcada pase lo que pase por el ascenso ya conseguido. 

domingo, 12 de mayo de 2019

Pirri, Rubio y Julio, en el sprint final por entrar en el 11 Ideal de Cadena Ser

Los tres jugadores del CD Villanueva, preseleccionados por los entrenadores


Tres futbolistas del CD Villanueva entraron en la preselección al 11 Ideal en Primera Andaluza que siempre realizan los diferentes entrenadores de los clubes de la categoría para Radio Jaén - Cadena Ser como parte de la gala de los Premios al Juego Limpio. Como representantes de la excepcional campaña del conjunto villanovense, Pirri, Rubio y Julio son candidatos a ocupar una de esas posiciones entre los mejores de la máxima categoría provincial.

De momento, a un día del cierre de las votaciones (finalizan este lunes 13 de mayo a las 16.00 horas), Pirri es el jugador más votado de los 22 aspirantes. Al cierre de estas líneas roza los 3.500 votos y aventaja en más de 1.000 votos a su contrincante Regi, atacante de la UD La Guardia. Los 25 goles del delantero torafejo que le han servido para ser el pichichi de la competición son su carta de presentación en un 11 Ideal, en el que su presencia es obligada tras ser pieza clave en el ascenso. 


Por su parte, Rubio pelea por ser el mejor lateral zurdo de la Primera Andaluza con Cayuela, carrilero del Urgavona CF. El lateral villanovense, que es un habitual de este tipo de nominaciones temporada a temporada, viene de firmar una campaña de alto nivel. Ha sido indiscutible para Carriquí en el flanco zurdo de la zaga, disputando todos los encuentros de liga (33) como titular y acumula ya, entre Copa Presidente de la Diputación, campeonato liguero y Copa Subdelegada, 3265 minutos disputados. En su lucha por entrar en el 11, mantiene una renta en torno a los 200 votos de diferencia. 

Por último, el tercero en liza, es Julio. El extremo natural de La Puerta de Segura ha sido uno de los refuerzos con mejor rendimiento en la 2018/2019. Desde su llegada, se convirtió en un buen socio para Pirri y un recurso para Carriquí a nivel ofensivo por su polivalencia. Además, hasta la fecha, es el segundo máximo goleador del equipo en todas las competiciones con 9 dianas. Batalla por un puesto en el 11 Ideal como mejor extremo zurdo con Silva, jugador del CD Úbeda Viva. En este caso, el más igualado de todos, apenas un puñado de votos va a decantar la balanza. A lo largo de las semanas de votación, Julio ha ido prácticamente siempre por delante, pero en las últimas horas ha habido varios relevos en cabeza. 

Todos aquellos que quieran participar en la votación, pueden hacer una vez cada 12 horas en la web https://11ideal.es/votacion-1-andaluza/ . 

viernes, 12 de abril de 2019

"La mochila de Tercera" y una cuenta pendiente

El CD Villanueva puede proclamarse hoy campeón de liga en Primera Andaluza y lograr el ascenso a División de Honor. Para ello, necesita sumar la victoria en el duelo que le enfrenta esta noche al Arroyo del Ojanco CF en el Municipal San Blas (21.00 horas). Esos 3 puntos, unidos a los 3 que obtendrá el conjunto villanovense la próxima jornada por la retirada del Santisteban del Puerto le colocarían con 70 puntos, a 9 de distancia respecto al CD Vilches, cuando quedan solo 9 en juego y el goalaverage particular favorece a los de Carriquí. 


De conseguir certificar ese ascenso, el CD Villanueva volvería al fútbol autonómico más de tres décadas después. Un día que puede ser histórico para un pueblo con solera en el balompié provincial. Un hito histórico para un club que saboreó las mieles del grupo IX de Tercera División en los 80. En esa época de vino y rosas, el CD Villanueva militó en Tercera durante 6 campañas consecutivas. Desde la temporada 1982/1983 hasta la 1987/1988 que descendió. Entre medias, dos inolvidables participaciones en la Copa del Rey y la etiqueta de equipo difícil de superar paseada por los principales estadios de Andalucía Oriental. 

El año siguiente a ese descenso, el CD Villanueva fue ambicioso. Contrató a un joven entrenador natural de Bailén, cuyo nombre ya sonaba en los mentideros provinciales como un gran profesional: Gregorio Manzano. Con él en el banquillo y el hoy entrenador Fernando Carriquí en la plantilla como lateral derecho, protagonizaron una excepcional temporada 1988/1989 en la que pelearon de tú a tú con otro histórico, el Arjonilla CF. La igualdad entre ambos se manifestó en la clasificación al final de la competición liguera, en la que, empatados a 54 puntos, el Arjonilla CF fue el campeón por su mejor coeficiente. Sin embargo, el segundo clasificado también tenía el mismo premio: disputar la promoción de ascenso a Tercera. 

En primer lugar, una fase de grupos con equipos mejores clasificados de la Preferente de otras provincias. La suerte nos cruzó con el Nerja, el Berja CF y el Recreativo de Granada, filial del Granada CF. En aquel tiempo, cuando las victorias todavía valían 2 puntos, el CD Villanueva consiguió vencer al Berja en el San Blas y amarrar dos empates en sus otros dos duelos en casa, que unido a un triunfo ante el Recreativo de Granada, le otorgaron la 2ª posición de ese grupo con 6 puntos. El Nerja sumó 8 y selló el billete directo a Tercera, mientras que los otros dos rivales se quedaron con 5 puntos. Esa 2ª posición era el pasaporte a la última oportunidad de obtener el ascenso con una eliminatoria a ida y vuelta con el 2º del otro grupo, el CD Vélez CF.

En la ida, Vélez y CD Villanueva quedaron en tablas. Un 2 – 2 que dejaba todo abierto para la vuelta en el Municipal San Blas. En aquella cita, un 24 de junio de 1989, el fútbol fue cruel con los villanovenses. Cuando aún la reglamentación no establecía el valor doble de los goles fuera de casa, el 0 – 0 del choque de vuelta llevó el duelo a la tanda de penaltis, pese a que el larguero evitó en dos ocasiones el gol local, según describen las crónicas de aquella fecha. Desde el punto fatídico, el Vélez fue infalible, anotó sus 5 lanzamientos y el fallo de José Ramón, dio el ascenso a los costasoleños. 

Archivo J.J. Fernández.

Desde aquel día, el CD Villanueva no ha vuelto a jugar en territorio autonómico. Tras unas temporadas intentos después de aquella decepción, el equipo desapareció. Y a partir de entonces, en el imaginario del aficionado al fútbol villanovense se generó una especie de “carga emocional”, relacionada con la nostalgia por aquellos años irrepetibles. 

Después de varios años sin competir, se resurgió en la 1999-2000 desde la Primera Provincial. Se ascendió pero solo se aguantó una temporada más en liza. Vuelta a empezar tras otro lustro sin fútbol sénior en el San Blas. En la 2005-2006 renació el CD Villanueva, nuevamente con un ascenso a Preferente. La estancia fue breve porque se descendió, pero en la 2007-2008 se recuperó la categoría perdida solo un año antes. El cuadro villanovense se mantuvo en Regional Preferente tres temporadas hasta su descenso de la 2010-2011. A partir de entonces, se peleó durante cinco años por regresar, hasta que se consiguió en la temporada 2015-2016 como mejor tercero y ya hacia la nueva denominación de Primera Andaluza. 



Y así llegamos hasta la actualidad. Con una primera temporada en la que se evitó el descenso in extremis, una segunda de asentamiento con un más que notable quinto puesto, y una tercera de consolidación de un grupo humano comandado por Fernando Carriquí, que va camino de hacer historia. 

Hoy, transcurrido todo ese largo camino resumido en unos pocos párrafos, el CD Villanueva tiene en su mano soltar “esa pesada mochila” de los años de Tercera. Más de 30 años después este equipo, que ha vuelto a conectar con la afición, tiene la oportunidad de llevar al pueblo de Villanueva del Arzobispo a ser campeón provincial y a División de Honor, escalón previo a Tercera, donde esperan clubes de Málaga, Granada, Almería y otros jiennenses. Hoy es el día de saldar esa cuenta pendiente.  

miércoles, 3 de abril de 2019

El CD Villanueva, un pasito más cerca del ascenso tras superar al CD Vilches

Un gran gol de vaselina de Pirri desniveló la balanza ante un San Blas repleto
CD Villanueva 1 – 0 CD Vilches



Un gran gol de Pirri valió para firmar 3 puntos de oro ante un conjunto vilcheño que llegaba igualado a puntos con los de Carriquí. El San Blas, que registró la mejor entrada de los últimos años para una cita que bien podría haber sido de categoría superior, vivió una de sus tardes más épicas.
La cita arrancó marcada por el colorido de ambas aficiones. Desde muy temprano, prácticamente una hora antes del partido, ya comenzaron a llegar aficionados de uno y otro equipo. El catalogado como ‘Día de la Cantera’, sirvió para que los alumnos de la EMD Villanueva del Arzobispo, sobre todo los más pequeños, acompañaran al equipo sénior en los momentos previos al inicio del partido.
Con la dosis de motivación extra de encontrarse ante un ambiente de fútbol propio de antaño en Villanueva del Arzobispo, con un graderío lleno, las dos escuadras empezaron muy intensas pero con miedo a arriesgar más de la cuenta.

En los primeros compases del duelo, las llegadas en ambas porterías vinieron principalmente a balón parado. Alameda, en una de esas acciones, tuvo la más clara pero no acertó a rematar. Las ocasiones, que escasearon en los primeros 45 minutos, tuvieron sello local con un disparo de Tigre que lamió el poste, y dos intentonas más con la firma de Pirri y Villacañas que resolvió Chacha. Pacheco y la zaga villanovense tuvieron trabajo para desconectar el engranaje ofensivo vilcheño liderado por Tarro, aunque los visitantes no crearon excesivo peligro. Y con todo abierto se llegó al descanso.
La segunda mitad se inició con un planteamiento similar por parte de Carriquí y de Juanjo. Los locales, intensidad, presión alta y encontrar a sus estiletes ofensivos. Los bárbaros, con fortaleza en la retaguardia y buscando las rendijas del rival con su tridente atacante. Pero el guión se rompió en el minuto 52. Un envío vilcheño lo interceptó Jesús Munera por anticipación en mediocampo. Su despeje orientado cayó entre Pirri y Loles, y entonces el delantero torafejo destapó el tarro de las esencias. Se zafó del marcaje para, en dos toques, inventar una sutil vaselina que desubicó a Chacha. Una vez más, y van 24 en liga, golazo de Pirri, del pichichi de Primera Andaluza. El San Blas rugió como nunca para cantar un gol que será recordado durante años.

A partir de ese tanto, la batalla se intensificó todavía más. El CD Vilches se lanzó a por la igualada, espoleado por su nutrida afición, que pobló un sector del estadio villanovense. Enfrente, apareció el entramado defensivo menos goleado de la categoría. Una y otra vez, Tarro, Joaquín, Nico, Pope…se encontraron con el trabajo oscuro pero siempre efectivo de Chili, de Alameda, de Rubén, de Rubio, de Munera, que interceptaron todos los ataques visitantes. Así una y otra vez. Al mismo tiempo, con la entrada de hombres frescos como Orihuela y Elías, los de Carriquí generaron oportunidades para haber sentenciado al contragolpe.
Solo la aparatosa lesión de Nico tras un choque con Chili dio algo de tregua y respiro a los contendientes. El exiguo resultado derivó en un final de infarto. El CD Villanueva, resistiendo envites con el apoyo de sus aficionados. El CD Vilches, apelando a su corazón, en busca de un empate que les daba la vida. En esos minutos de añadido, que parecieron eternos, hubo tiempo para todo. Primero, un susto de Villacañas tras un fuerte golpe. Luego, un saque de esquina con todo el Vilches, Chacha incluido, volcado. Y por último, una falta al borde del área que quedó en nada.

En plena agonía, pasado el minuto 97 de partido, el colegiado pitó el final y se desató el éxtasis. El público en pie aplaudiendo y coreando a los suyos, mientras el “Vamos Villanueva, vamos campeón”, se erigía en la banda sonora del momento. La parroquia villanovense, en comunión con los suyos, despidió a todo el equipo como los coliseos taurinos despiden a los toreros triunfadores. A Pirri, emblema villanovense, literalmente lo sacaron a hombros del terreno de juego. Fue el mejor broche de una cita histórica que removió los sentimientos de un pueblo con una solera futbolística con varias décadas a sus espaldas.
Después de este triunfo, el CD Villanueva se queda como líder en solitario de la Primera Andaluza. A falta de cuatro jornadas, con 12 puntos en juego, aventaja en 3 al CD Vilches, y además consigue el goalaverage particular a su favor. Quedan 4 finales, la primera el próximo domingo en Baeza, pero el ascenso está un paso más cerca.

domingo, 31 de marzo de 2019

El partido que todos quieren jugar

Jesús Sánchez Tudela. - 
En la previa del CD Villanueva – CD Vilches que se disputa esta tarde (18:15 horas) publicada por los compañeros de JaénenJuego, Fernando Carriquí y Tigre coincidían en señalar que se trataba de un partido que “todos quieren jugar”. Sin duda, que se enfrenten el primer y segundo clasificado, empatados a 60 puntos, a falta de solo 5 jornadas para el final de liga es un contexto cuanto menos excitante.



Sin embargo, un encuentro como éste, que ha causado revuelo en redes sociales y ha removido el sentimiento fan de buena parte de la afición villanovense, me ha hecho reflexionar sobre el concepto “el partido que todos quieren jugar”. Si me pongo en la piel del Tudela jugador, que lo fui hasta hace poco y uno siempre guarda el deseo de seguir siéndolo, el macuto ya llevaría preparado varios días. Sentir en primera persona ese cosquilleo en el estómago antes del saltar al campo, esos nervios que se van disipando conforme avanza el calentamiento, esa sensación única cuando justo en los momentos previos al pitido inicial miras a un lado y a otro y ves el San Blas repleto de familiares, de amigos, de paisanos…es algo que hay que vivir

Y más, como decía en el arranque, si se trata de un choque de campanillas, con un notable porcentaje de las posibilidades de ascenso a División de Honor en liza. Para el CD Villanueva, llegar hasta este punto no ha sido un trayecto fácil. Estar a cinco finales de poder volver a estar en una categoría autonómica por primera vez en más de 30 años son palabras mayores. Para ello, numerosas directivas, cuerpos técnicos y plantillas han batallado a lo largo de los últimos lustros. Por mi edad, he podido conocer de primera mano esa disyuntiva desde 2005, cuando el fútbol resurgió en Villanueva por enésima vez. Y echando la vista atrás, me asaltan recuerdos de grandes y pequeñas hazañas del fútbol modesto protagonizadas por un club y un pueblo en el que siempre se ha respirado un ambiente futbolero.


Mientras rebobino, vuelvo a pensar en “el partido que todos quieren jugar”. Se me viene a la mente el sacrificio y dedicación de tantos y tantos jugadores en estas temporadas por jugar un partido así. Jugadores que, en su día, dieron todo por esta camiseta. Pienso en gente de la casa como Pollo, Chochi, Siles, Sergy, Angua, Valle, Seba López, Moha, Manu Rivas, Vidal, Romero, Avilés o Juanfra, por citar más de una docena con los que he compartido multitud de esos duelos. Pienso en la mayoría de los que acogimos en ese vestuario como Montes, Pery, Mario, Chico, Moñes, Toni, Rubén Martínez, Alejandro, Juampe o Tallada, entre muchos otros. En futbolistas en los que te fijabas siempre en categorías inferiores, como Campos, Mario CP, Gotes, Luisma, Soriano, Felipe, Josi, Martos, Buyo, Cherto, Caribe o Rubio, en una lista que sería casi interminable. Pienso en algunos algo más veteranos como Trompi, Eusebio, Andrés Torres, Emilio, Gulik, Chico o Damián.

Todos ellos y todos los que sin querer me he podido dejar en el tintero, estoy seguro que si les preguntásemos, querrían jugar un partido como el que hoy va a poder disputar esta excepcional plantilla. 90 minutos para disfrutar. 90 minutos para sufrir. 90 minutos para demostrar. 90 minutos para recordar y ser recordados. 90 minutos para acercarse a la gloria. 90 minutos para que este grupo unido que se ha forjado dé un pasito más para entrar con MAYÚSCULAS en la historia del CD Villanueva. 90 minutos, en definitiva, que todos quieren (querríamos) jugar.