martes, 16 de febrero de 2016

Comunicado del CD Villanueva del Arzobispo tras la suspensión de su encuentro ante el CD Arquillos


Desacuerdo de la entidad con lo redactado por el árbitro en el acta

El CD Villanueva del Arzobispo emitió este mediodía un comunicado oficial para explicar su versión de lo ocurrido en el transcurso del encuentro que les enfrentó en la mañana del pasado domingo al CD Arquillos en el Santiago Astarriaga de la localidad arquillera. El partido tuvo que ser suspendido por el colegiado linarense Ángel Navarro Galera en torno al minuto 61 al quedarse el conjunto villanovense con sólo seis jugadores sobre el rectángulo de juego.
El CD Villanueva, que vio cuatro cartulinas rojas, dos en cada parte, se queja de gran parte de las incidencias recogidas en el acta arbitral e incluso incide en posibles errores del colegiado en su redacción. Según la entidad villanovense, no piden “salir impunes, pero sí que el grado de gravedad de las sanciones a nuestros jugadores sea acorde con lo que realmente sucedió en el partido y no, solamente condicionado por la interpretación errónea y malintencionada del señor Ángel Navarro Galera y su asistente nº 1, Daniel Coacero Serrano".
Incidencias reflejadas en el acta
Incidencias reflejadas en el acta
Este es el comunicado al completo:
El C.D. Villanueva del Arzobispo, que milita en el grupo 1 de Tercera Andaluza en categoría sénior, emite el siguiente comunicado sobre los hechos acontecidos durante la mañana de ayer en el encuentro correspondiente a la 15ª jornada que nos enfrentaba al CD Arquillos:
Queremos mostrar nuestra protesta y queja oficial respecto al arbitraje sufrido por el colegiado, Ángel Navarro Galera, árbitro principal, y su asistente nº 1, Daniel Ceacero Serrano.
Como club, no obviamos nuestra parte de culpa en los sucesos ocurridos que derivaron en nuestra retirada en el minuto 65 de partido ante la imposibilidad de seguir compitiendo con dignidad, pero denunciamos varias cosas que no concuerdan con la realidad que vivimos:
Primero, la negativa del colegiado a redactar el acta de forma manual tras la finalización del partido, cuando por la suspensión acabó incluso media hora antes del tiempo reglamentario y, por lo tanto, el colegiado faltó a una de sus obligaciones. Y segundo, la demora en la publicación del acta en la Intranet de la Federación Jiennense, que no ha tenido lugar hasta la mañana de hoy, 15 de febrero, en torno a unas 20 horas después del final del partido, lo cual le ha permitido faltar a la verdad sin que estuvieran presentes testigos de ambos equipos que firmaran en acuerdo a lo escrito. Más si cabe, cuando ante la petición de nuestro entrenador, Alejandro Arce, nos indicó que estaría disponible esa misma tarde, en torno a unas cuatro o cinco horas después, teniendo como testigos de esa conversación a sus asistentes y al delegado del equipo local, el CD Arquillos, que pueden acreditarlo.
Esta es nuestra versión de lo ocurrido en el terreno de juego y que contrasta con lo publicado en el acta arbitral:
En el minuto 23, con 0 – 0 en el marcador y ningún problema hasta ese momento, nuestro capitán, Alberto José López García, “Tigre” realiza una falta en el centro del campo y el colegiado le muestra tarjeta amarilla. Una tarjeta que no aparece en el acta del encuentro redactada como tal y que, erróneamente es adjudicada a otro jugador del C.D. Villanueva, en este caso Jesús Valle García, el cual sí que recibió una cartulina amarilla, pero en el minuto 60. Otra cartulina que pese a ser mostrada, parece carecer de validez para el colegiado que tampoco la contabiliza en su acta.
A partir de ahí, insistimos, de una falta sin mayor repercusión, se derivan una serie de hechos que acaban condicionando el resto del partido. Antes del saque de dicha falta, el asistente nº 1, llama al árbitro principal y expulsan a nuestro jugador Javier Romero Sánchez por, según el acta, “referirse al juez de línea como un hijo de puta”, lo cual no concuerda con la versión de varios testigos presentes en la grada y banquillo rival, así como de nuestro jugador que admite haberse dirigido al línea en los siguientes términos: “línea, lo has visto de cara y sabes que no es ni falta ni tarjeta. Estás ahí para ayudar al árbitro”. El línea le indicó que le amonestaría si continuaba con las protestas para, tras unos segundos de gritos del público local, levantar el banderín para desembocar en su expulsión.
Evidentemente, es su palabra contra la del árbitro, pero exponemos que no tiene sentido que con 0 – 0 en el marcador y, recalcamos de nuevo, tras una falta en el centro del campo sin mayor peligrosidad, un jugador se dirija expresamente al línea con un insulto de semejante gravedad, teniendo en cuenta lo que estaba en juego para ambos equipos en ese encuentro.
Esa decisión derivó en una serie de protestas ante la injusticia que, creemos, sufrimos en esa acción. En esa vorágine, el colegiado, sobrepasado por las circunstancias, decide expulsar a un nuevo jugador del C.D. Villanueva, en este caso a Manuel Rivas Olmedo. En el acta, el colegiado recoge que nuestro jugador se dirigió a él en los siguientes términos: “Qué sinvergüenzas sois”. Nuevamente, el árbitro manipula las palabras de uno de nuestros jugadores y abusa de su poder en el terreno de juego, ya que Manu Rivas le dijo lo siguiente repetidamente: “Nos estamos jugando un ascenso”. Y añadió, por última vez: “Nos estamos jugando un ascenso, esto es una vergüenza”. Por lo tanto, el árbitro no captó textualmente lo dicho por el jugador sino que en el acta redactada varias horas a posteriori, ha interpretado sus palabras de forma que pudieran justificar esa segunda tarjeta roja. 
Esa situación, hizo perder los nervios a Javier Romero Sánchez que ante tal desesperación intentó dirigirse hacia el árbitro, pero en ningún momento llegó a empujar a cualquiera de los dos colegiados, como refleja en el acta, ya que fue sujetado por sus compañeros para evitar un problema mayor.
Por lo tanto, en el minuto 23, con 0 – 0 en el marcador y tras una falta en el centro del campo, el partido se reanuda con el C.D. Villanueva con dos jugadores menos tras una situación surrealista, máxime entre dos equipos que se estaban jugando muchas de sus opciones de ascenso.
El encuentro siguió su transcurso de forma normal hasta el descanso, salvo por la actitud prepotente y chulesca del colegiado principal que incluso llegó a amenazar a uno de nuestros jugadores, Jesús Valle, con amonestarle tras preguntarle éste de forma educada el tiempo a añadir tras lo sucedido.
 Ya en la segunda parte, en el minuto 49, el CD Arquillos se adelantó en el marcador tras un gol de falta directa. Poco después, en torno al minuto 57, llegó el segundo gol del CD Arquillos en un saque de esquina. Entendemos que en esa acción hubo una clara falta previa del jugador nº 5 del CD Arquillos, Ruslan, al agarrar y derribar a nuestro jugador, “Tigre”, en el intento de permitir el remate de Miguel, el cual acabó en gol. El árbitro, a escasos metros de la acción, otorga el gol como válido. En ese momento, “Tigre” se dirige a protestar hacia el árbitro pero, en ningún momento, “empuja al árbitro de manera violenta en la espalda” como nuevamente se recoge en el actaNuestro capitán interpreta que tras su protesta inicial, el colegiado de nuevo tuvo una actitud prepotente, chulesca e incluso burlona que derivó en la tercera cartulina roja. Una amonestación que ocasionó una nueva tangana en la que nuestro jugador Elías Navarrete López también acabó expulsado.
Por lo tanto, en el minuto 57, nuestro equipo se encontró con siete jugadores en el terreno de juego tras cuatro expulsiones, cuanto menos controvertidas en un encuentro en el que no hubo ningún tipo de problema con el equipo rival, ni tan siquiera alguna acción dudosa en cuanto a fuera de juego o penalti que incidiera en el resultado, algo que pueden acreditar el delegado-informador, encargado de supervisar la actuación arbitral y presente en el partido.
Ante esta situación de total inferioridad, la sensación de injusticia y en señal de clara disconformidad con lo vivido a partir del minuto 23, el C.D. Villanueva se vio obligado a retirarse del terreno de juego, una vez realizados los cinco cambios pertinentes y tras la lesión de uno de los siete jugadores que únicamente quedaban en el rectángulo de juego, para evitar posibles males mayores en forma de supuestas interpretaciones arbitrales que derivaran en un perjuicio todavía más grande.
En esos instantes de desconcierto, ante las sustituciones, el colegiado ya tendría que haber dado por suspendido el encuentro, ya que en varios momentos, ante de nuevo, su incapacidad para gestionar la situación, el C.D. Villanueva estuvo durante varios momentos con sólo seis jugadores en el campo. Aún así, el encuentro continuó unos minutos hasta la lesión de nuestro jugador, Juanfran Sánchez Gómez, algo que, de nuevo, el colegiado interpreta de manera equivocada al recoger en el acta de incidencias que el lesionado fue el jugador nº 16, Fernando Siles, para cerrar el acta con un nuevo error que falta a la verdad de lo que ocurrió.
En definitiva:
Agradecemos el trato recibido por parte del CD Arquillos, ya que gran parte de su plantilla consoló e intentó animar a nuestros jugadores tras lo ocurrido, tanto en el campo, como tras la suspensión dentro del vestuario visitante.
Reiteramos nuestro deseo de que el Comité de Competición abra una investigación en torno a lo sucedido en el estadio Santiago Astarriaga y que tenga en cuenta nuestra versión en dicha investigación. De esta manera, no pedimos salir impunes tras lo ocurrido, pero sí que el grado de gravedad de las sanciones a nuestros jugadores sea acorde con lo que realmente sucedió en el partido y no, solamente condicionado por la interpretación errónea y malintencionada del señor Ángel Navarro Galera y su asistente nº 1, Daniel Coacero Serrano.
Junta directiva del C.D. Villanueva del Arzobispo