lunes, 22 de junio de 2015

Una huella imborrable

Homenaje en los X Premios a los Valores Manu de la Paz y a los Valores Académicos

Foto: Arnau Llopis/ UD Levante
El recuerdo de Manu de la Paz estuvo más vivo que nunca en el Complejo Deportivo y Cultural La Petxina de Valencia el pasado miércoles 17 de junio. Todo la estructura deportiva de la UD Levante desde sus escalafones inferiores junto a la Fundación Cent Anys recordaron la figura del malogrado portero villanovense en el acto de entrega de los X Premios a los Valores Humanos Manu de la Paz y a los Valores Académicos. 

Foto: Arnau Llopis / UD Levante
Esta es la segunda edición en la que estos galardones llevan el nombre de Manu de la Paz, para que no se olvide su figura y todo lo que significó la lucha contra su enfermedad. En una temporada y unos pocos meses de la segunda que nuestro paisano defendió la camiseta granota dejó su sello como persona y como guardameta. Tras la aparición de la leucemia, el club levantinista mantuvo su apoyo desinteresado a un canterano querido como pocos por su manera de ser. Esa mano tendida a Manu y su familia durante los años de pelea perdura hoy para que los niños y niñas que crecen en la escuela de fútbol de la UD Levante conozcan de primera mano el ejemplo de vida que supuso Manu de la Paz. Ese es el objetivo de unos premios que valoran la trayectoria de la temporada de toda su cantera. 

En esta ocasión, el evento contó con la presencia del presidente de la Fundación Cent Anys, José Manuel Fuerte, el presidente de Honor de la UD Levante, Francisco Fenollosa, el director de las categorías inferiores, Daniel Salavert, los jugadores y jugadores de la primera plantilla, Rubén García, Jason, Mariajo y Alba, y por supuesto, de Quico Catalán, el presidente del club que tuvo unas emotivas palabras en memoria de Manu de la Paz.

Como invitados de excepción estuvieron presentes Manuel y Cándida, padres de Manu que repetían del año pasado, y Elena, su hermana, que vivió emocionada en primera persona el enorme cariño que guarda la familia levantinista hacia su hermano. Precisamente Elena fue la encargada de agradecer el trato recibido por parte de la UD Levante en nombre de su familia, en uno de los momentos más conmovedores de la gala, a través de la entrega de una placa en símbolo de la gratitud de los de la Paz con el conjunto valenciano. Los integrantes de la cantera azulgrana disfrutaron de una tarde donde se respiró levantinismo por los cuatro costados. De hecho, varios periódicos deportivos locales como Súper Deporte y varios portales online se hicieron eco de la gala. 

Foto: Arnau Llopis / UD Levante
No será el único ni el último momento para evocar el significado de los valores que representa Manu de la Paz. En próximas fechas, está previsto que la Real Federación Andaluza de Fútbol dé a conocer el ganador del II Premio Manu de la Paz, galardón que premia la deportividad y el Juego Limpio. El año pasado, en la edición inaugural, la condecoración fue a parar a Jona, el entonces delantero del Real Jaén CF, por su sensibilidad con los niños enfermos tras dedicar uno de sus goles el Día Internacional del Niño con Cáncer a los pequeños y pequeñas que sufren esa enfermedad. 

Foto: RFAF
La conclusión que se extrae del sentimiento que desprende Manu de la Paz entre los que le trataron y conocieron su historia, como el propio presidente de la RFAF, Eduardo Herrera, es que su recuerdo sigue a día de hoy muy presente. Su legado se mantiene perenne y marcado a fuego en el corazón de los que le conocieron en la vida y en el terreno de juego, y de los que ahora no le olvidan. Su optimismo, sus ganas de vivir y de luchar y su positivismo son una huella imborrable.