martes, 31 de enero de 2012

El final más triste (¿o no?)

EM VILLANUEVA JUVENIL 1 - 1 TUGIA
Llega  un poco tarde, pero llega. Esta es la crónica de un encuentro que parecía destinado a tener un final feliz en el mejor escenario posible. Como contamos en la previa, los juveniles llegaban con su gran oportunidad de ascenso ante el líder , el Tugia, pero como locales. Una victoria les llevaba a Preferente. Pero al final, todo desembocó en un triste desenlace que no quita que los nuestros se merezcan el aplauso de toda su afición. De hecho ya se lo llevaron de parte de la gente que pobló como hacía mucho tiempo el San Blas. Y no quita tampoco que finalmente sean ellos los que suban de categoría. Lo vamos explicando.

 

Era un encuentro importantísimo. El pueblo lo sabía y por ello se volcó. Las gradas ofrecían un aspecto excelente. Ginés apostó por uno de los onces más fiables. Pocas sorpresas. Santi en la puerta, con el eje Tofer-Barreras, Jaime en la derecha y Alexis en la izquierda. En el medio, Rubio y Alberto para llevar la manija y Valle y Pichuti como aguijones por las bandas. En punta, dos variantes, la velocidad de Pirri y la corpulencia de Anaya. 

Empezó la contienda un poco dubitativa. Se notaban los nervios en ambos conjuntos y no eran capaces de conseguir el dominio total. Pero el mayor poderío ofensivo de los villanovenses acercaban más el gol local. En el 12, en una jugada embarullada, Pirri cedió atrás y Pichuti con todo a favor la mandó a las nubes. Siguieron apretando los de Ginés que se fueron adueñando del encuentro. En el 20, Rubio tuvo una clarísima, pero el larguero se interpuso en su remate de cabeza. Pirri y Valle también tuvieron su espacio de ataque y en sendos disparos apareció un inspiradísimo Gayo. El Tugia no se desmelanaba si no era a balón parado. En una de esas acciones, en el 37, hicieron ponerse el mono de trabajo a Santi. El portero villanovense se estiró y atajó una pelota complicada. Primer aviso. Poco después llegaba la que pudo ser la jugada clave de los 90 minutos. Centro al área y Pirri remacha a gol. Un defensa lo evita con la mano. Penalti y expulsión. Y con toda la segunda parte por delante. Alberto del Río, valiente, se dispuso a lanzar. Lo hizo raso y fuerte pero demasiado centrado y Gayo engrandeció aún más su actuación. La mala fortuna se alargó cuando un minuto después, tras una falta lateral, los visitantes se adelantaban con un testarazo de Eu. 

Decepción en las caras de todos. Pero no de la hinchada que se puso a empujar a los suyos. Animaron a Alberto y alentaron a los demás en busca de la remontada. Los gritos surtieron efecto y antes del descanso, la reacción. Córner magistralmente botado y Pichuti entrando como un obús ponía el empate. Hacía falta un gol más y quedaban 45 minutos por delante. 


En la segunda mitad pudieron los nervios. No encontraron tan fácilmente la portería rival. Y la impaciencia cundió. Ginés fue valiente y quitó a Alexis para sacar a Isidro. Además intentó nuevas opciones con José Manuel por Anaya. Pero el tanto no llegaba. Pirri lo tuvo en un mano a mano pero tiró al cuerpo. Luego en un centro de Jaime pero su testarazo lo paró Gayo. Por último en un rechace, su vaselina se fue alta. También lo intentó Pichuti en un centro chut que casi se cuela en el único error del cancerbero pealeño. El Tugia estaba acongojado atrás. En esos minutos, lo más crucial fue una jugada del recién ingresado Isidro. El extremo cogió un gran pase interior y no falló ante Gayo. El colegiado lo anuló por fuera de juego. Muy dudoso. 


El ambiente comenzó a enrarecerse. La grada animaba y los nuestros se desesperaron. Fruto de ello la acción fea del encuentro. Un espectador de Peal increpa a Pichuti, discuten y el señor le lanza un botellazo. Ese acto hace que el árbitro suspenda momentáneamente el partido hasta que no lleguen las fuerzas de la Guardia Civil. Quedaban dos minutos más el descuento. A pesar de eso, en la reanudación, el Villanueva tuvo aún una última oportunidad. De nuevo un pase entrelíneas a Isi, que rapidísimo se planta ante Gayo y la ajusta a la base del palo. El poste la repele y se marcha fuera. Destino cruel. El pitido final suena como la despertador que te desvela  en lo mejor del sueño. Al final, Rubio, Pirri, José Manuel e Isidro increparon al colegiado en un acto de tensión normal por lo perdido. Los demás estaban rotos. Los allí presentes sólo pudimos aplaudir y dedicarles una ovación más que merecida por el esfuerzo realizado. 


Un esfuerzo que creemos no caerá en saco roto. La razón es reglamentaria. El CD Tugia estaba en la temporada 10/11 en la Regional Preferente. Habían ascendido en la 08/09 y en la siguiente se habían mantenido in extremis con la columna vertebral formada por Salva, Juanlu, Juan Olivares, Isaac, Piche o Amiguito. Pero en la 10/11 no aguantaron el ritmo de competición y después de Navidad y tras sólo sumar tres puntos se retiraron. La norma  dice que el equipo que se retira de una competición una vez iniciada no puede ascender de categoría en los dos años siguientes. Por lo tanto, los de Peal no pueden subir ni esta campaña ni la siguiente. Por lo tanto, a priori, el máximo beneficiado sería el CD Villanueva que obtendría plaza de ascenso. Habrá que luchar en los despachos por ello.