jueves, 19 de diciembre de 2013

La falta de efectivos merma al Villanueva Impulsa en su visita a Vilches

Atlético Vilches 11 - 4 CD Villanueva Impulsa FS

El conjunto villanovense sumó su décima derrota en su duelo ante el Atlético Vilches que se aprovechó del cansancio visitante que presentó una convocatoria de sólo siete futbolistas. Los vilcheños remontaron el buen inicio de los de Angua y se beneficiaron de las múltiples bajas de su rival.  
Foto: @atleticovilches
La campaña de aceituna y las lesiones obligaron a Angua a alinear a siete integrantes de su plantilla en la jornada ante el Atlético Vilches. Manu bajo palos, Nando, Nacho, Juanchi y Chivo en el cinco inicial y Barreras y Montoro como dos únicos recambios en el banquillo. Pese a ese complicado panorama, el Villanueva Impulsa salió sin complejos, con las ideas muy claras. Los villanovenses decidieron esperar agazapados, aguantando atrás para salir al contragolpe. Fruto de ese buen trabajo llegaron dos goles que dieron una valiosa e inesperada ventaja a los villanovenses. Primero Chivo y luego Juanchi fueron los protagonistas del 0 - 2. El Atlético Vilches, por debajo en el marcador, no se puso nervioso y mantuvo el guión en ataque. Ese esfuerzo unido al cansancio defensivo de los visitantes, derivó en goles vilcheños. En apenas cinco minutos, los locales infringieron un duro parcial de 5 - 0 y pusieron por encima en el electrónico. Unos minutos más tarde, de nuevo Chivo dio esperanzas a los suyos recortando distancias, pero de poco sirvió puesto que el Atlético Vilches aumentó la diferencia con tres goles más antes del descanso (8 - 3). 

En la segunda parte, el Villanueva Impulsa dosificó sus esfuerzos. Con sólo siete hombres la goleada pudo haber sido mayor, pero la colocación y la buena actuación de Manu impidió que encajaran más tantos. El Atlético sumó dos goles más antes de que Chivo, completara su particular hat trick con el 10 - 4. Al final, el Vilches redondeó la goleada con la undécima diana de la tarde. El conjunto villanovense acabó con lo justo, ya que Nando, que llegaba tocado, no pudo acabar el encuentro lesionado. 

Ahora llega el parón navideño, tiempo de recuperar a los tocados y seguir entrenando con ilusión en pos de sumar los primeros puntos en la Primera Provincial  a partir de enero. Se termina un 2013 histórico para el fútbol sala villanovense que por fin vio a un equipo sénior federado y a buen seguro que el próximo año trae resultados positivos a un grupo que se está esforzando para ello.