lunes, 11 de mayo de 2015

Juli compite con la Escuela de Villacarrillo en el Circuito Provincial de Orientación

Una casualidad introduce al villanovense Juli en el deporte de la orientación

Prácticamente nunca sabes lo que te puede deparar un día cualquiera. A Julián Sánchez Carreras, Juli, ex jugador del CD Villanueva, una casualidad laboral le ha llevado a debutar en la disciplina deportiva de la orientación. Su nuevo trabajo, como conductor de autobuses en la empresa Autocares Gilabert, le ha permitido descubrir un deporte saludable y bonito. 

Juli, durante la competición
La historia, según nos cuenta su protagonista, empieza entre finales de marzo y principios de abril, cuando tuvo como encargo liderar como chófer el desplazamiento de los chicos y chicas de la Escuela de Orientación de Villacarrillo a Frailes, enclave cercano a Alcalá la Real, situado en plena Sierra Sur de nuestra provincia. Allí, se prendió la mecha de su nueva afición. "Pude ver cómo estaba montado, el buen rollo que había entre los participantes y lo bien que dejaban todo al final de la competición. Además, también hubo presencia de deportistas de Granada, Málaga o Sevilla", nos comenta. 

A partir de ahí, Juli se dio cuenta de que "la orientación, con la cantidad de terreno de sierra que tenemos en Jaén, es una forma muy bonita de promocionarse". Jordi Ruiz, monitor de Villacarrillo fue uno de los culpables de su participación. "La verdad es que Jordi me motivó para probarlo y tengo que agradecérselo a él y a Mario, el encargado de la realización de los planos de la zonas", nos indica Juli. 

Según la página de Diputación de Jaén y para los no iniciados en la materia, la orientación es un deporte en el que los orientadores usan un mapa detallado y preciso y una brújula para encontrar una serie de puntos en el terreno. Una carrera de orientación consiste en una salida, una serie de puntos de control numerados en el orden que deben ser visitados y una llegada. En el terreno, una baliza marca la localización exacta del punto de control que el orientador debe visitar. Puede ser tan divertido como un paseo por el campo o tan competitivo como un deporte reglado. 

Cartel de la prueba
En ese doble contexto, tuvo lugar el debut de Juli el pasado domingo 3 de mayo en la V Carrera de orientación Ciudad de Villacarrillo, enmarcada en la segunda prueba del VI Circuito Provincial de Orientación. La cita se celebró en la Fresnedilla y Juli compitió en la categoría de iniciación adulto. "La zona a explorar dependía del nivel de cada participante. Hubo desde mayores de 55 años hasta niños pequeños. A mayor nivel, más difícil es la ruta y mayor es el espacio a recorrer", nos explica. 

Juli finalizó en 19º lugar de su categoría con un tiempo de 41 minutos. "Corrí sin tiempo y menos mal porque tardé casi diez minutos en dar con la penúltima. Los competidores llevan una pinza digital en el dedo, tienen que ir en orden y hacerlo correctamente, porque si no, les puede salir nulo y acabar descalificados. A los novatos como yo, les dan una hoja  y tienen que perforar un papel con una grapadoras especiales. Los puestos están numerados porque muchas postas son compartidas y también para de alguna forma, verificar que es la correcta", nos especifica. 

El villanovense disfrutó de una modalidad deportiva que le era desconocida en el ámbito de uno de los clubes referencia a nivel provincial y autonómico. "La verdad es que en la escuela de Villacarrillo cuenta con un gran nivel y prácticamente todos los chavales, unos 50, acabaron subiendo al podio. Uno de ellos tardó en completar el mismo recorrido que yo en apenas 18 minutos". 

Foto: Escuela de Orientación de Villacarrillo
Para Juli, "la organización en la Fresnedilla comandada por Carlos Rescalvo, director de la prueba y delegado provincial, contribuyó a vivir una grata experiencia". La próxima cita en el calendario del circuito provincial es el próximo 17 de mayo en Marmolejo. Juli, por sus compromisos laborales, no sabe si podrá acompañar de nuevo a la Escuela de Orientación de Villacarrillo, pero desde Aficionado nos deja un mensaje claro: "La verdad es que si no fuera por mi trabajo no hubiera conocido este deporte, pero recomiendo enérgicamente la práctica de la orientación y siempre que pueda intentaré seguir participando en pruebas de este tipo".