miércoles, 28 de marzo de 2012

El Villanueva se lleva el derbi y la lección aprendida



Los derbis son partidos extraños. Los jugadores se conocen al dedillo y eso juega un factor   importante. Normalmente hay viejas rencillas y no importa el puesto que cada uno ocupa en la clasificación. El elemento esencial es la tensión, el miedo a no perder. Algo así vimos en el partido del domingo pasado. CD Villanueva y Atco. Villacarrillense disputaron un encuentro soso en muchas de sus fases, en el que los locales, gracias a su mayor eficacia, se llevaron el gato al agua.

Empezó Carriquí con cambios en el once. Juampe titular, Juli con Pollo en el eje de la zaga, Tudela y Tayada en los laterales, en el medio, de nuevo Seba López tras su sanción, con Carlos, luego una línea de tres con Seba Martos, Álvaro y Elías y como referencia Benji.
Ambos equipos intentaron ser fieles a su estilo. Los locales apuestan, sobre todo en casa, por hilar el juego desde atrás, tocando y abriendo a las bandas. Los villacarrillenses se agarran normalmente al juego a balón parado, donde con los saques de banda de Julio y la potencia de salto de Kaki, campan a sus anchas. El segundo estilo pudo con el primero en el inicio.  Los locales no podían con la medular visitante y las pasaban canutas defendiendo. Mario tuvo la primera en un contragolpe que Juampe solventó con soltura. Tras varias faltas que provocaron los uy en la grada, llegó el susto más grande. Balón colgado en un córner, Kaki remata mordido y Tudela la salva bajo palos.

El Villanueva intentaba llegar, sobre todo por las bandas pero no conseguían claridad. Tayada tuvo una de las únicas ocasiones en un rechace al borde del área. Y Elías marró un gol cantado en boca de gol, tras una buena jugada de su primo Benji. Poco más en una primera parte aburrida, en la que las defensas pudieron con la imaginación.

En la segunda mitad, hubo dos protagonistas a rachas: el fútbol de un lado y la grada de otro. Ante la falta de argumentos ofensivos, Carriquí buscó la velocidad de Navas. El sustituido fue Seba Martos y un sector de la afición la pagó con el linarense. Mientras, en el campo seguía la  de poder a poder. Y llegó un momento clave. De nuevo a balón parado, la pelota le llega a Kaki que remata, Juampe la toca y Luismi, adelantado, lo remacha a gol. El línea lo vio claro. Fuera de juego. Los visitantes se quejaron amargamente. El tanto hizo que los villanovenses le vieran las orejas al lobo. A partir de ese instante, llevaron a cabo sus mejores minutos. Y llegaron los goles. El primero por la banda derecha. Triangulación, pelota que le llega a Tudela que apura la línea de fondo, Seba López finta en el área y su disparo lo remacha Álvaro de cabeza a la red. Locura total. Todos los nervios fuera. El sector de la afición estalla ante la actitud de Álvaro, con un malentendido en su celebración.  A partir de ahí, los cambios. Sergi, Nando y Montoya entraron para mantener el resultado. Pero consiguieron aumentarlo. En un pase magistral del primero, Benji se queda sólo ante Pedro Valdés. El delantero no se pone nervioso, lo regatea y hace el segundo a puerta vacía. De nuevo, polémica. Cambio de Álvaro y reconciliación con los aplausos de la mayoría. Pero no todo iba a ser tan plácido. El Villacarrillense, que había metido a toda su artillería, siguió apretando y en el descuento se encontró con un tanto. Cómo no, saca Julio, y el balón le llega franco a Chichi, que bate a Juampe. 630 minutos de imbatibilidad, 7 partidos (desde el añadido de Sabiote hasta el minuto 92 del derbi) sin recibir gol, rotos en la asignatura pendiente: el juego a balón parado. Hubo dos minutos de nervios, pero al final, los tres puntos se quedaron en casa.

La moraleja es que hay que estar unidos. Apoyar al equipo en todo momento. En lo bueno y en lo malo. Pero también respetar la opinión de la gente que paga su entrada. De aquí al final 3 partidos. A falta de la decisión en torno a los dos encuentros reclamados, el tercer puesto está muy complicado. Pero no imposible. 

Alineación: Juampe, Tudela, Pollo, Juli, Tayada, Carlos, Seba López, Seba Martos (Navas 55'), Elías (Montoya 87') , Álvaro (Sergi 77') y Benji (Nando 85')
Goles: Álvaro (74') y Benji (84')