lunes, 10 de diciembre de 2012

Pipa trunca las ilusiones del Villanueva

CD Torreperogil 1 - 0 CD Villanueva del Arzobispo 
Una vez más nos faltó ese punto de suerte necesario para desnivelar la balanza en encuentros igualados. El parejo duelo de esta tarde sólo ha podido decidirse en una jugada a balón parado con Pipa como protagonista.  A falta de juego, los dos equipos han jugado sus cartas y el CD Torreperogil ha sido el único capaz de perforar la portería contraria. Una lástima porque después de cómo ha transcurrido el partido y de las bajas, sumar un punto hubiera sido muy positivo. 

La campaña de aceituna hizo cambiar los planes a ultima hora y a pesar de estar en la lista, Pirri y Elías no pudieron ser de la partida. Eso metió en la convocatoria a Avilés y a Alberto del Río y modificó el guión previsto. Espino tuvo que introducir novedades en el once. Petete volvió a la portería, José Manuel al centro de la zaga junto a Campos, Tudela y Rubio en los laterales, Tigre y Carlos de pivotes, Cacho y Nando en las bandas, Muebles en mediapunta y Rafilla arriba. 



Los dos equipos salieron a verlas venir desde el inicio. El respeto se hacía notar y en los primeros compases el juego brilló por su ausencia. El líder con Tote entrelíneas, Iván en punta y Sergy y  Montes en las bandas ponía mucha pólvora arriba. En una de las jugadas iniciales, la pelota terminó en saque de esquina. Y entonces volvió la pesadilla de este año. Las jugadas a balón parado. Al balón colgado al primer palo se adelanta Pipa a toda la zaga y marca el primero. Casi sin quererlo, los de Salvador Lara se encontraban con ventaja. 

A pesar del tanto, el encuentro no varió el guión. El CD Villanueva no se hundió e intentó jugar más en busca del empate. El mediocampo era un campo de minas y la posesión estaba casi siempre por los aires. Nadie conseguía bajarla y jugar. Todo ello hizo que las acciones estratégicas fueran las más efectivas ofensivamente. De esa manera estuvo el equipo villanovense cerca de igualar la contienda. Dos centros de Nando complicaron mucho las cosas a Juampe que salvó la papeleta como pudo. El Torreperogil por su parte, esperaba algo agazapado para sentenciar en alguna contra. Hasta en dos ocasiones protestaron una mano de  Carlos dentro del área. Y luego un posible penalti de José Manuel. Llegaban con algo de peligro pero ninguno de los dos equipos eran capaces de hacer pasar apuros a los guardametas. Antes del descanso, Muebles en una falta lateral estuvo cerca de marcar pero se fue alto. En otra acción rápida en un golpe franco, Nando también lanzó su tiro a un lateral de la red. La lucha estaba siendo descomunal y el encuentro estaba muy trabado. Las rigurosas amarillas a José Manuel y Campos fueron otro elemento negativo de la última fase de la  primera mitad. Aún así, los segundos 45 minutos decidirían el devenir de un encuentro que seguía abierto. 

Tigre dejó por lesión su lugar a Seba López en la reanudación. El CD Villanueva salió más ofensivo con Seba cerca de Muebles. Pero la pelea en la medular apenas dejaba espacio a florituras.  El Torreperogil dio un paso atrás intentando perder tiempo siempre que podía. Ante la falta de ocasiones, Espino apostó por Avilés en la banda para tener más mordiente en ataque. Faltaba una larga media hora. El conjunto local llegaba sobre todo con balones a balón parado fruto de las múltiples falta que un árbitro casero donde los haya no dejaba de pitar. A falta de un cuarto de hora y como último cartucho, el míster villanovense sacó a Pollo por un tocado Muebles, y colocó defensa de tres para colocar a José Manuel como islote en la delantera. 

En esos últimos minutos cualquier cosa podía pasar. El Villanueva tuvo varias opciones para empatar. En un córner, se quejaron de otras dos sendas manos en rechaces que no terminaron de encontrar la portería perogilense. En una arrancada de Avilés estuvo la ocasión más destacada de los visitantes. El extremo juvenil avanzó por la izquierda y sin pensárselo se sacó de la manga un centro chut desde 40 metros que el larguero repelió. Una pena. El poste, sin embargo, también ayudó a los villanovenses. En un centro al área, Iván remató a bocajarro al larguero dejando abierta la puerta a la esperanza del empate. 

Cuando el partido tocaba a su fin apareció la pillería local. Cada saque de banda y de puerta se eternizaba. El árbitro hacía caso omiso simplemente avisando de que añadiría lo debido. Cerca del último suspiro, el Villanueva apretó con todo. Los aficionados villanovenses allí presentes, con el Infierno Blanquiazul al frente, encendieron sus ánimos  silenciando a un estadio lleno que pedía la hora.  José Manuel tuvo el 1-1 en su testa, pero su cabezazo se marchó fuera por poco. El descuento prometido no fue tal y tras apenas dos minutos y medio, el trencilla señaló el camino a los vestuarios. Los perogilenses, eufóricos con medio ascenso en el bolsillo. Los nuestros, enfadados con el pasotismo arbitral e impotentes ante un encuentro en el que el empate hubiese sido lo más justo.

Tras la victoria del Tugia, el objetivo de ascender queda a siete puntos. Lejos pero sabemos que la Primera Provincial da muchas oportunidades a lo largo de la campaña. No se puede fallar más para no dejar escapar el próximo tren. Primera estación: la semana que viene en el San Blas ante el Sabiote. 

Alineación: 
Petete, Tudela, José Manuel, Rubio, Campos, Carlos, Tigre (Seba López 46'), Cachorrosca, Nando (Avilés 58`), Muebles (Pollo 76') y Rafilla 
Incidencias: el árbitro mostró cartulina amarilla a Carlos, José Manuel y Campos.