sábado, 3 de mayo de 2014

El CD Villanueva vuelve a sonreír

CD Villanueva del Arzobispo 2 - 1 Arroyo del Ojanco 
Borrón y cuenta. Eso pareció ser el mensaje que asimiló el equipo antes de iniciar la participación en una competición que ha generado mucha dudas en el entorno villanovense. Tras más de 375 minutos sin celebrar un gol, el equipo salió enchufado y a los cinco minutos se adelantó en el marcador con un zurdazo inapelable de Muebles. Apenas cinco minutos más tarde, en una controvertida decisión arbitral con matices de falta de tensión defensiva, los visitantes empataron, pero pese al golpe el CD Villanueva fue más equipo durante los 90 minutos. Al menos más equipo que en el último mes y medio de liga. Gozó de más ocasiones, aunque el Arroyo también las tuvo en los pies de Pity, y gracias a un gol de Elías se llevó tres puntos que impulsan al equipo a un ilusionante primer puesto de grupo tras la disputa de la primera jornada. 


Salió atrevido el conjunto de Alejandro Arce. Formó con Pacheco bajo palos, defensa de cuatro con Tudela, Julio, Chochi y Rubio, trivote con Seba López, Pedro y Villacañas para hilvanar juego y vencer la batalla en la medular, Muebles con libertad y en punta Pedrito y Pirri. La intensidad de los primeros minutos fue esencial. Prácticamente en la primera jugada, Pirri avisó con un buen disparo que atajó Chichi. La presión fue asfixiante en los compases iniciales y derivó en el trallazo de Muebles que rompió una sequía goleadora general de más de cuatro partidos. El gol asentó aún más al conjunto villanovense que espoleado por el tanto, mantuvo su iniciativa ofensiva. Pero cuando el Arroyo, que llegó con ausencias importantes como las de Pitu, Caballero, Rulos o Alameda, parecía más superado llegó el empate. En un balón largo con Pity en clarísimo fuera de juego, el juez de línea levantó la bandera, la trencilla no lo señaló y la jugada continuó. Pity siguió luchando la pelota tras frenarse y aprovechó una mala cesión de Tudela a Pacheco para igualar el choque. Todos los jugadores se comieron al línea pero fue en vano. Seba se ganó una amarilla y el trabajo de los diez minutos iniciales se quedó sin recompensa. 

En el siguiente tramo de partido, el duelo se enfrascó en una pugna en el mediocampo con excesivo abuso de ambos contendientes por el balón en largo. El conjunto local creó más peligro a través de las jugadas de estrategia desde el córner y los saques de banda. Los de Juan Higueras se aferraron a Borja por la banda derecha y a la velocidad de Pity pero no le dieron trabajo a Pacheco. Las discusiones con el árbitro marcaron demasiado ese tramo en el que Pedro y Borja vieron la cartulina por cada bando y Villacañas, tras cortar un peligroso contragolpe, se escapó de forma sorprendente. El tremendo calor empezó a hacer mella en unos y otros y derivó en un final de primera mitad donde el respeto y el miedo a fallar pudo más. Ambas escuadras se marcharon al vestuario para poner en orden los conceptos. 

En la segunda mitad, el cuadro villanovense volvió a ser atrevido. Partiendo desde su fortaleza defensiva, el toque en tres cuartos de campo y la profundidad arriba. Esas fueron las señas de identidad de los pupilos de Arce que desearon la victoria con más ahínco que su rival. Fruto de ello dispuso de ocasiones muy claras. La primera la tuvo en su cabeza Pedrito. En una acción a balón parado, embarullada, su cabezazo lo salvó in extremis Chichi. Poco después, en una contra, Muebles obligó al cancerbero visitante a sacar una mano providencial en un disparo seco y abajo. Y Chochi, a bocajarro, también tuvo en boca de gol una oportunidad que de nuevo el portero del Arroyo desbarató con un paradón. El partido estuvo controlado en esos minutos a excepción de los latigazos del club arroyense con Pity como protagonista. Principalmente, en una acción que pilló a la defensa villanovense a contrapié y que terminó en un mano a mano que mandó a las nubes ante la salida de Pacheco. Ante la ausencia de gol, Arce movió ficha desde el banquillo. Introdujo a Antonio de la Torre, Elías y Pajarito en busca de verticalidad, rapidez y definición. Y consiguió su propósito. Con Elías como falso 9 y los dos extremos a su lado, creó incertidumbre en la zaga del Arroyo que no pudo contrarrestar ese estilo. Primero avisó Antonio en un par de jugadas, pero fue Elías el que desniveló la contienda tras una buena prolongación de Pajarito y un golpeo arriba ante Chichi. Delirio en el San Blas. Restaron quince minutos de lenta agonía, cansancio, llegadas infructuosas del Villanueva y un querer y no poder visitante ante la seriedad local. De hecho en esos instantes finales, el Villanueva dispuso de saques de esquina con peligro y contraataques que rozaron el tercero. Pero la sentencia no llegó, Sergy salió para apuntalar la zona del mediocentro y el Arroyo también gozó de una posibilidad para empatar. En el epílogo del partido, un balón largo llegó a Pity prácticamente solo pero Pacheco, atentísimo, salió sin miedo, abortó el peligro y evitó males mayores. 

El pitido final sentó a gloria y supuso un desahogo a la presión de las últimas semanas. Primera victoria para Arce sin contar la incomparecencia de Rus y premio a la trabajo semanal y durante los 90 minutos de todo el equipo. Manera inmejorable de iniciar la Copa y de olvidar, al menos por unos días, el triste desenlace liguero. Sin mucho tiempo para disfrutar, el conjunto villanovense afrontará el domingo la segunda jornada copera en La Puerta. Mientras se piensa en ese duelo, en el que puntuar sería muy positivo, el CD Villanueva vuelve a sonreír. 

Alineación: Pacheco, Tudela, Julio, Chochi, Rubio, Seba López (Sergy 81'), Villacañas, Muebles (Pajarito 67'), Pirri (Elías 67'), Pedrito (Antonio de la Torre 60') y Pedro 
Goles: Muebles (5') y Elías 77')