viernes, 4 de febrero de 2011

Benji, Elías y Seba López, tres partidos de sanción

El Comité de Competición de la Federación Jiennense de Fútbol ha sancionado a cinco futbolistas de nuestro equipo por los acontecimientos del pasado domingo ante el Castillo de Locubín. Ha impuesto la sanción de un partido a nuestros dos porteros, Sergio Mota y Juanmi por la roja que vieron a lo largo del encuentro. El castigo  más duro se lo han llevado Benji, Elías y Seba López. El caso del primero es sorprendente, ya que no fue expulsado durante los 90 minutos así que el árbitro debió apuntar algo en el postpartido, en el acta que nunca llegó manos de nuestro Delegado. Famoso acta. Tres partidos para cada uno por "amenazas al árbitro" según el Acta del Comité. La decisión ha sentado como un jarro de agua fría en los jugadores y en el Club en general que ve como pierde a tres de sus pilares para los próximos partidos. 

La decisión además ha venido acompañada de la polémica de la semana, en torno a la "supuesta persecución de los árbitros" contra el CD Villanueva. El martes , el blog de Nacho Elbal, Planeta Elbal (http://nachoelbal.blogspot.com/2011/02/os-mandamos-los-arbitros-menos.html) nos sorprendía con unas declaraciones en las que Jorge Martínez, el Presidente del Club, aseguraba que el delegado de Arbitraje de la Federación, Raúl Azañón, le había comentado que ante la situación de farolillo rojo del Villanueva, nos estaban mandando a los árbitros más inexpertos de la Preferente. Todo esto llevó el debate al programa de Ser Deportivos de los miércoles en el que se trata la actualidad del fútbol más modesto y ambos protagonistas, tanto Jorge como el representante de los árbitros dieron su versión. Raúl Azañón negó cualquier persecución y alegó la juventud de los árbitros como posible causa de los errores arbitrales (http://nachoelbal.blogspot.com/2011/02/raul-azanon-no-hay-ningun-complot.html). Así están la situación.

Este domingo no sabemos si al final habrá sentada o si las cosas estarán más calmadas, lo que sí esperamos es que el colegiado de turno no sea protagonista y no empañe el trabajo de ninguno de los dos equipos.