miércoles, 31 de octubre de 2012

Dos goles de Espi noquean al Villanueva

El Arroyo 2 - 1 CD Villanueva del Arzobispo
Cara de tontos. Esa es la imagen que desprendió el Villanueva tras dejarse empatar un minuto después de ponerse por delante, con lo que costó, para luego además, perder en el último instante. Dos errores de Petete y sobre todo otro partido en el que el equipo no tuvo las ideas claras llevaron a sumar una nueva decepción. No aprovechó el equipo visitante la gran cantidad de ocasiones de la primera mitad y perdonó a un Arroyo, al que le sobra casta. Si a eso le sumas que tiene en Josant a un gran guardameta y en Espi a un polivalente jugón, el resultado es la impotencia de verse de nuevo derrotados.

Empezó Rafa Espino con la formación más ofensiva que se recuerda. Todos los jugones juntos. Petete bajo palos, Nando y Juli como laterales ante las ausencias de Tigre y Rubio, José Manuel y Pollo en el centro de la zaga y Carlos como pivote. El resto, gente con mordiente arriba. Benji y Cachorrosca para hilvanar el juego ofensivo, Valle y Elías abiertos como extremos y Rafilla como hombre más adelantado. 

La apuesta parecía arriesgada. Pero pudo ser refrendada apenas dos minutos después del pitido inicial. En un córner botado a la olla, doble ocasión del Villanueva que repele el poste. Primero Juli de cabeza y luego Elías en su rechace. Empezaban asustando. En los primeros compases del encuentro el Arroyo no pasaba del mediocampo. La presión de los villanovenses tenía sus frutos y Rafilla, Valle y Elías dispusieron de varias oportunidades de gol. Poco a poco, con el paso de los minutos, los de Pajares se fueron desmelando. Espi, jugando como extremo zurdo, avisó en un remate de cabeza ganando a todos en  una falta lateral. Toni y los hermanos Caballero conectaban cada vez con más facilidad aunque no creaban demasiado peligro a Petete. Hubo un cuarto de hora de impás. De voleones arriba y abajo que junto al frío reinante, destemplaron el partido. Hasta que en los últimos cinco minutos antes del descanso se volvió a calentar. Primero con Nando salvando en la misma línea un remate segureño y luego con Josant estirándose para evitar el gol de Cachorrosca en un fuerte disparo. 

Tras el descanso, novedades en el Villanueva en busca de un nuevo rumbo. Al campo, Tudela y Muebles por Juli y Elías. A pesar del intento por compactar un poco más la medular, la falta de claridad de ideas siguió siendo la nota predominante. Unos y otro se afanaban por dominar la pelota pero nadie lo lograba. Y en esas, mientras habíamos superado ya el cuarto de hora, el Villaueva se encontró con un tanto. Benji cogió un balón cerca del área, dribló y no se lo pensó. Gran gol. Después de todo parecía abrirse una puerta a la victoria. Pero fue un espejismo. Apenas un minuto después, Petete se precipitó en un saque de puerta, metió en un lío a Pollo, y Pity recién entrado al campo, presionó y obtuvo a cambio un penalti. A Espi no le temblaron las piernas y empató la contienda. Otra vez a remar. Pajares comenzó a ralentizar el partido con cambios y más cambios. El Villanueva, por su parte, se fue desesperando. Aún así, en los minutos finales lo intentó más. Rafilla en un dudoso fuera de juego que acabó en gol y Muebles en un tiro espectacular que saló in extremis Josant tuvieron las más claras. Ya en el descuento, los dos se merecían el empate. Pero el Arroyo consiguió una recompensa mayor. En una pérdida visitante, el balón le llega a Pity, cuyo centro se le escapa de las manos a Petete, y Espi, que acabó de delantero, muy atento lo remacha a la red. Locura local e insistimos, cara de tontos en los visitantes. Noqueados por la decepción.

El domingo toca levantarse para no perder más comba con los de arriba. Enfrente un Chilluévar que demostró goleando al Tugia que no es moco de pavo.

Alineación:
Petete, Juli (Tudela 46'), Nando, José Manuel, Pollo, Carlos, Cachorrosca, Valle, Elías (Muebles 46'), Benji y Rafilla. No jugaron: Montoya, Jaime y Choco.
Goles: Benji (61')