lunes, 20 de junio de 2011

Nacho y su Real Jaén en la final de la Copa Diputación

Podía ser el último partido de su etapa juvenil. Nuestro paisano y amigo Nacho, después de tres años en los juveniles del Real Jaén, se jugaba el sábado el pase a la final de la Copa Diputación. El lugar , el estadio Sebastián Barajas, y su rival, el otro equipo que ha defendido además de la EMD villanovense, el Santa Ana linarense y para más inri con uno de sus mentores como mister , Fernando Carriquí, uno de los grandes de la historia del CD Villanueva en los años de Tercera, enfrente.

Este año ha sido muy difícil para Nacho y en especial para el Real Jaén de División de Honor. Un equipo en cuyas filas el año pasado despuntaban futbolistas como Fran Carnicer o Iván Sánchez (Posibles fichajes de Osasuna y Atco.Madrid),  se ha visto muy mermado por las bajas. No sólo los que dejaron atrás su tercer año juvenil sino los que ante los problemas económicos del conjunto capitalino han ido abandonando el barco poco a poco. Por ello, esta temporada ha sido un quiero y no puedo,  deambulando por una categoría como División de Honor. Sólo estuvieron fuera de los puestos peligrosos en la jornada 1 gracias a su empate ante el Santa Fe. Después siempre en posiciones de descenso. En total sólo 5 victorias y 4 empates. El lastre: sólo un punto fuera de casa ante el Goyo Ryu. Por eso, esta Copa Diputación era para el que se supone gran dominador de la provincia, una reválida. El año pasado disputaron la Copa del Subdelegado de los senior y el único que pudo con ellos fue  el AD Linares  en la gran final y en la lotería de los penaltis.  Con esos antecedentes, que esta Copa Diputación acabe en sus arcas es casi una obligación.

No han tenido unas eliminatorias fáciles. Les encuadraron en el grupo 1 con el Villargordo, el Atco. Jaén B y la Peña Deportiva Jiennense. En las dos primeras jornadas sumaron un pírrico punto (empate en casa ante el Villargodo y derrota por la mínima ante la PD Jiennense)  y tan  sólo empezaron a carburar tras sendas goleadas al segundo equipo del Atco.Jaén. Aún así, no superaron en el partido de la segunda vuelta a la Peña (empate a 2) y se jugaron el pasar o no en la última jornada ante el Villargordo al que ganaron 3 a 1. El equipo de División de Honor sufriendo ante uno que ha quedado cuarto en Provincial y ante una muy fuerte Peña Deportiva.

Les tocó en suerte el Alcalá la Real y aquí sí rindieron a la medida de unos octavos de final. Se deshicieron de los alcalaínos con dos victorias solventes, 4 a 0 y 1 a 3 respectivamente. En cuartos de final, enfrente un equipo de Preferente el año que viene tras su ascenso esta campaña: el prometedor Arroyo del Ojanco. Los arroyenses y su gran generación de futbolistas les pusieron las cosas muy cuesta arriba. En la ida, todo hacía indicar que la cosa acabaría 2 a 1 pero tras un parón en los seis minutos finales, el Arroyo se hundió y el Real Jaén de Nacho lo aprovechó marcando dos goles vitales. En la vuelta y sin nada que perder, el Arroyo sacó la casta y en su campo de  tierra luchó por pasar de eliminatoria. El equipo capitalino no ofreció su mejor versión y a punto estuvo de perder su ventaja. Al final 2 a 0 y gracias, puesto que el larguero impidió el tercero que hubiera supuesto su eliminación.Nuestro paisano ha sido un elemento importante. Indiscutible en el mediocampo, motor del juego ofensivo, no ha tenido suerte con el gol pero es el máximo asistente de sus delanteros.

En las semis, final anticipada ante el Santa Ana, el máximo rival por antonomasia. Para añadir más morbo algún ex compañero de Nacho de este año que se había marchado al bando enemigo como Pocholo. En la ida, en Linares, igualdad máxima de los dos conjuntos y al final 2 a 2. Todo abierto para la vuelta. 

En ésta, el sábado se vieron las caras dos buenos equipos. Hubo mucho respeto. Nuestro paisano no salió de titular. Puede que por castigo de su  entrenador o por alguna molestia pero resultaba raro tras ser un fijo. No tardó en salir. A los diez minutos ya estaba calentando. El partido empezó sin ritmo. El Jaén se acercaba algo más pero ambos contendientes tenían miedo de cometer errores. Precisamente en un fallo de entendimiento entre la defensa  jiennense y el meta Juanma, el Santa Ana se puso por delante. Juanca no falló y marcó el 0 a 1. Nacho ya estaba preparado en la banda. Salió el villanovense y dotó de un poco más de presencia ofensiva a los suyos. En los primeros  45 minutos apenas dos ocasiones claras para empatar que tanto Julio como Guille mandaron al limbo. 
En la segunda mitad, salió a por todas el Jaén. La charla de Rafa Ortega tuvo su efecto y desde la primera jugada pudieron empatar. El Santa Ana esperaba agazapado, agarrándose sobre todo a sus efectivas jugadas  a balón parado, siempre de pies de Iván. El Jaén por su parte llegaba y llegaba pero no acababa de acertar en la meta de Juan Antonio. Hasta que en una falta, el Jaén sacó rápido y Nacho se inventó un pase entre los centrales que Javi Cañada, oportunista, convirtió en el empate. En esos momentos, el equipo de la capital estaba en la final.
Con 1 a 1 volvieron a disponer de varias opciones pero en el último remate faltaba eficacia. Entonces llegó una de las jugadas clave del encuentro. En una entrada muy mal medida de Quico sobre Moi, el árbitro le mostraba la roja. Los linarenses se quejan de que viene precedida de un codazo voluntario de un jugador jiennense. Con uno menos, el Jaén se echó más arriba. Y llegó el segundo. Jugada personal de Nacho que dribla a varios defensas y cuando va a disparar es derribado claramente dentro del área. El trencilla no pita, pero el rechace le cae a Rami que ésta vez fusila la portería. El partido se enrareció más. El Santa Ana necesitaba un tanto para llevar la eliminatoria a la prórroga. Pero se le pusieron casi imposible las cosas. Unos minutos después, en una jugada algo rigurosa, Pocholo veía la segunda amarilla. Con 2 menos, sólo quedaba la heroica. El Jaén, mientras tanto, fallaba y fallaba ocasiones para sentenciar. Hasta que muy al final, Guille ponía el tercero y sellaba el pase a la final. El Santa Ana siguió intentándolo pero fue inútil. Tras el pitido del colegiado hubo escenas que no queremos ver. Discusiones y atisbos de peleas entre jugadores del Santa Ana y padres de los futbolistas del Jaén, que demostraron hasta donde puede llegar la rivalidad lagarto - minera. 

A pesar de todo, el Real Jaén estará en la final que se disputará la semana que viene.  Su rival, el Atco. Porcuna que ha superado al Atco. Jaén. Habrá un villanovense como protagonista. Mucha suerte Ignacio.

*Fotos obtenidas de www.lapreferente.com