martes, 29 de octubre de 2013

Apoteosis villanovense en Sabiote

Atlético Sabiote 1 - 2 CD Villanueva del Arzobispo 
Increíble partido el que protagonizaron Sabiote y Villanueva el pasado domingo con un desenlace de película que desató la euforia entre los aficionados villanovenses desplazados al San Ginés de la Jara. El CD Villanueva consiguió vencer a los sabioteños en el último minuto con un gol olímpico, con tres jugadores menos y tras parar Pacheco un penalti a 15 minutos del final. Apoteósico. 


Antes de esa situación límite pasaron muchas cosas. El entrenador villanovense apostó por un once con varias novedades. Martos por primera vez como central, Tigre de lateral zurdo ante la ausencia de Rubio y Seba López más adelantado que de costumbre en la medular. El resto, Pacheco en portería, Pollo, Chochi, Sergi, Elías, Valle, Óscar y Villa en punta ante las bajas por lesión de Montes y Manu. 

En los primeros compases, los visitantes comenzaron más metidos en el encuentro. En apenas diez minutos, un disparo lejano de Villa, un centro al área de Valle que no encontró rematador y una internada de Elías llevaron peligro a la meta de Juampe. Al Sabiote le costó más elaborar su juego de ataque. Principalmente, balones a la espalda de los zagueros en busca de la rapidez de Pekes. El paso de los minutos enfrió el partido pero en el minuto 24 una jugada personal de Elías se convirtió en el 0-1 tras un certero disparo. Con la desventaja, el Sabiote subió algo más sus líneas pero sin darle mucho trabajo a Pacheco. Hasta que en torno al minuto 40 el línier quiso cobrar protagonismo. En una decisión controvertida, instó al árbitro principal a pitar penalti en una caída en el área villanovense. Además amonestó a Óscar por la protesta. Pekes tomó la responsabilidad y empató justo al filo del descanso. 

La segunda mitad apenas tuvo sobresaltos hasta el minuto 60. Ya con Avilés en el campo que sustituyó al tocado Elías, el CD Villanueva vio como el colegiado expulsó a Óscar tras una falta táctica en la que tocó balón. El mediapunta orcereño vio su segunda amarilla y enfiló el camino al vestuario. La superioridad numérica propició un paso atrás del conjunto villanovense que aprovechó el plantel de Antonio Montiel para fabricar sus mejores ocasiones. En ambas, tras sendos disparos, el cuerpo y la cabeza de Martos se interpusieron evitando dos goles prácticamente cantados. En esos instantes de nervios se vivió otra de las escenas surrealistas del encuentro. Sin balón de por medio y tras cerciorarse de que el línea no miraba, Manu Sabiote propinó una colleja a Sergi, que más tarde le respondería de forma pacífica con la calidad que atesora en sus botas. 

Casas quemó sus naves con la entrada de Benji pero el partido no fue por los derroteros de la calidad. A falta de trece minutos, llegó el momento clave. Falta lateral, forcejeo de Tigre con el delantero local y el árbitro que vuelve a señalar el punto fatídico. Además muestra la segunda cartulina al capitán villanovense y expulsa a Seba López por sus quejas. De golpe y porrazo, el equipo villanovense se queda con 8 y a la espera de un penalti en contra.  Con 1-1, un tanto local finiquitaba cualquier opción del mermado conjunto villanovense. En ese momento, comenzaron 15 minutos inolvidables para los que lo vivieron en el San Ginés de la Jara. El lanzamiento del joven delantero sabioteño fue a la izquierda de Pacheco, que esta vez sí hizo caso a la intuición de Arce, acertó la dirección del disparo y mandó el balón a córner en una gran parada. Primer estallido de euforia. Pese a ello, quedaban casi 10 minutos para el final y el tiempo añadido que sería largo. Eterno. El equipo de Casas resistió como pudo sacando a Tudela para recomponer la defensa. Una línea de cuatro atrás, Sergi de ancla y Avilés y Benji a la caza del milagro.  

En esos minutos interminables, el Sabiote no tuvo las ideas claras y cayó permanentemente en fuera de juego. En cambio, el Villanueva fue más efectivo. En un robo de balón en nuestro propio campo, Benji vio adelantado a Juampe y disparó desde el círculo central. El guardameta peroligense corriendo hacia atrás la salvó por milímetros. Hubiera sido un desenlace espectacular. Pero lo mejor estaba por llegar. En el córner, Sergi se dirige a sacar desde la esquina. Su centro cerrado roza en un defensa y besa la red convirtiéndose en el gol olímpico más dulce en mucho tiempo. El centrocampista villanovense se tira al suelo a celebrarlo. En ese momento, ya ha cumplido venganza con fútbol del pescozón del jugador sabioteño. Las carreras eufóricas del banquillo se suceden y hasta varios directivos entran al campo a celebrar con los jugadores. Corría el minuto 93 y el tiempo añadido se alargó. Jaime entró en el terreno de juego por Benji para sumar en defensa. El Sabiote lo intentó a la desesperada pero los ocho jabatos villanovenses resistieron el envite. El pitido final supuso el final de una agonía que supo muy bien gracias a tres puntos importantísimos. Aún así hay que aprender de los errores y contener los nervios para no dejar al equipo en inferioridad numérica. Para ello tenemos la semana de descanso. Y también para disfrutar de una hazaña apoteósica. 


Alineación: Pacheco, Tigre, Chochi, Martos, Pollo, Sergi, Óscar, Seba López, Valle (Tudela 80'), Villacañas (Benji (65') (Jaime 93') y Elías (Avilés 55').
Goles: Elías (22') y Sergi (93')